“Cambio yo y cambia todo”

Es posible transformar y pensar en cómo le damos campo a la mente para que esta se vuelva una mente expansiva y no limitada a partir del momento en que optamos por cambiar para que el mundo a nuestro alrededor cambie, recordando y siendo conscientes que todo cambio empieza por un quiebre (una situación que rompe la cotidianidad, la rutina); y es a partir de nuestras creencias, los paradigmas y los juicios que tenemos que se componen nuestros hábitos, nos comportamos acorde a nuestra cultura, a la forma de vida que hemos venido llevando hasta que se presenta una situación particular a la que hacemos frente y cambiamos en tres niveles: 

En Forma (apariencia) Son cambios maravillosos que en ocasiones no son duraderos, permiten experimentar en aspectos estéticos (cambio de alimentación, vestimenta); es todo aquello que se puede percibir en el exterior.

En Estructura (configuración) Momento de acción consciente al repensar sobre los ámbitos que conforman la vida (personal, laboral, familiar, relaciones interpersonales…), nuestra forma de actuar y ser o no ser en general. 

En Fondo (profundidad) Se encuentran las creencias, paradigmas, valores y principios que no se han incorporado a la vida; es todo aquello que hace que la mente funcione como funciona al percibir e interpretar de una forma que resulte beneficiosa para nosotros y nuestro entorno. 

El cambio es un acto humano, no es algo técnico ni de herramientas, todo proceso de cambio es exitoso cuando quien lo va a realizar expande su mente; por ende, todos aquellos que se quedan anclados en sus antiguas creencias, paradigmas y juicios se le dificultará el nuevo día al no adaptarse, al no tener la capacidad de ajustarse o cambiar. Es por ello que el cambio es evolución ya sea en forma, estructura o fondo; tener la posibilidad de mirar otros puntos de vista y entender lo que sucede con otra mirada y una nueva actitud.

Tarea El reto es salir de una situación particular a partir de nuevos hábitos, pensamientos y conductas, así que no te limites.