“Tengale miedo a vivir en miedo, a vivir paralizado, frustrado o con incertidumbre, pero NO le tengan miedo a la felicidad”

Es natural experimentar y sentir miedo cuando estamos frente a algo desconocido, aquello que nos genera dudas e incertidumbre al no saber qué nos deparará el futuro; por lo que si lo pensamos detenidamente, somos una caja que está llena de argumentos para justificar el miedo, y esos argumentos son llamados “autoengaños” y son esas cosas que nos decimos y creemos, pero que a la vez sabemos que no son ciertas y así evitamos salir de nuestra zona de confort y así mantenernos en el estado en el que nos encontremos y habitemos.

Es por ello que debemos cuestionarnos sobre ¿Cómo ser feliz y no perder en el intento?

Constantemente estamos luchando contra el miedo, donde tenemos dos opciones 1. podemos actuar o 2. pensarlo demasiado. Si queremos la felicidad, necesitamos pensar fuera de la caja, en donde están las oportunidades, y como es arriesgado salir de la zona de confort, lo mejor es aceptar que podemos caernos una y otra y otra vez. Para tener la felicidad, hay que ganarla con la verdad, dejar el esquema de la desconfianza del “pensar en no perder” y todo lo contrario, “pensar en ganar”, superar situaciones que creíamos imposibles para tener abundancia y riqueza, y para tener apertura a nuevas cosas.

Si percibimos el mundo desde la lástima, la tristeza o el miedo, cerramos las puertas para las oportunidades. A fin de cuentas, la felicidad depende de las decisiones que tomamos; cada emoción a la cual decidamos acceder va a producir un estado u otro, lo que ayudará o no, es preferible ser consciente de las emociones en las que habitamos y así adaptarnos ante cada situación que se presente,

Pensemos Tenemos una caja frente a nosotros, y en ella guardamos y almacenamos nuestra cultura, historia, todos nuestros conocimientos, aquellas buenas y malas memorias, todas las personas que conocemos, y es a partir de estos recuerdos que debemos ser consciente de los autoengaños, aquellas verbalizaciones para nosotros mismos, que nacen de nuestro imaginario que nos limitan en nuestro pensar y actuar, es por ellas que nos justificamos y dejamos pasar por alto la vivencia; por ejemplo porque algo en el pasado a nosotros o a alguien no le funcionó o no le salió bien, significa que en esta ocasión obtendré los mismos resultados desfavorables.

Tarea ¿Cuáles son los autoengaños que justifican nuestro miedo a salir de la caja?