“Ayuda a los demás y encontrarás la felicidad”

¿Sabías que la Universidad de Harvard estudia la felicidad desde hace 75 años? En sus últimos estudios se revela que las personas creen que para ser felices se necesita tener riqueza y ser famosos, lo que realmente genera felicidad son las “relaciones profundas” que tenemos con todas las personas que nos rodean. Cuando somos seres más sociables, el cerebro se protege de la pérdida de la memoria, vivimos más años y tenemos calidad en nuestras vidas. Todo el tiempo interactuamos con los demás, sea con la familia, el vecindario, en el trabajo e incluso con las personas que hacen que funcione la ciudad (empleados públicos, funcionarios públicos, etc.). Por eso, la “soledad”, que está definida como una emoción que se convierte en enfermedad, a diferencia de estar solo, que es tomar unos momentos consigo mismo; es la razón por la que se presentan enfermedades psicosomáticas (mente y cuerpo), éstas son causadas por el rencor y el resentimiento. 

El rencor son sentimientos de enfado hacia una persona que causó un daño.

El resentimiento son reclamos y quejas que no puede soltar.

Estos factores generan una mentalidad egocéntrica del no perdón, mientras que la felicidad es un acto de desprendimiento de las cosas que hacen daño al corazón.

Cuando somos felices podemos dejar a un lado nuestras necesidades y expectativas, dar las gracias, ayudar a los demás y ser feliz.