“Este es un momento de crecimiento espiritual, el comportamiento y resultados se pueden cambiar si cambiamos nuestros hábitos” 

Es un estado de tranquilidad que puede producir riqueza y abundancia al ser conscientes del poder de las emociones a partir del lenguaje que utilizamos el cual determina nuestro comportamiento y los resultados que obtenemos y así mismo cambiar los hábitos que tenemos para estar en un estado positivo, evitando la incomodidad que produce escasez en diferentes aspectos. La comodidad la podemos asociar con la famosa “zona de confort” la cual tiene tres niveles: 

El primer nivel se llama la Zona de miedo A partir de los pensamientos, comportamientos y lenguaje la persona quiere todo para sí mismo, contagia a las demás personas con emociones negativas, se queja todo el tiempo, se victimiza con todo, comparte información negativa, se irrita fácilmente, todo se lo toma personal y culpa a los demás.

El segundo nivel se llama la Zona de aprendizaje A partir de los pensamientos, comportamientos y lenguaje la persona no acapara, sino que toma las cosas que son necesarias, no consume información barata, no expone sus emociones negativas a los demás, sino que experimenta con emociones positivas, suelta lo que no tiene control, centrándose en las cosas que puede controlar lo que hace más sencillo el día a día; se hace consciente de las emociones, piensa antes de actuar, genera control de sus actos (en la forma en que uno se comporte, se afectan las emociones de los demás y por ende su comportamiento), filtra la información negativa y solo habla de la positiva, reconoce a los demás y da las gracias.

El tercer nivel se llama la Zona de crecimiento En esta encontramos un propósito de lo que estamos haciendo, pensando en los demás y buscamos constantemente cómo ayudar, se vive en el presente, feliz, y se piensa en el futuro (planear), es convertirse en una persona empática al ponerse en los zapatos de los demás, es agradecer, mantener una consciencia emocional y adaptarse al cambio.

Libro “El poder de los hábitos” – Charles Duhigg.

Tarea Pensar en qué zona se está y producir comodidad personal, familiar, sistémica para todo el planeta; es una invitación a construir zonas de comodidad en el aprendizaje y en el crecimiento y desterrar el miedo y ayudar a los demás que tienen miedo.